Las modas y tendencias que nacen en internet  afectan en muchas ocasiones a la salud física y/o mental de aquellos que las siguen al pie de la letra. Un ejemplo son las rutinas de cosméticos faciales, el abuso de cremas , serums, jabones que no sólo se ha extendido entre los adultos, ahora ha llegado también a niños y adolescentes. Los dermatólogos viven este fenómeno viral, ya que está muy arraigada la idea errónea de que cuantos más principios activos mejor y no hay miedo de usarlos, como ocurre en otras especialidades vg en oftalmología. Además, la imposición social de tener una piel perfecta pasa factura en la salud mental, sobre todo en los jóvenes. La ¨cosmeticorexia¨ (uso compulsivo de cosméticos) es un fenómeno en alza en las consultas. Los filtros faciales de las redes sociales desencadenan una tendencia  a detectar y obsesionarse con rojeces, eczemas o el acné propios de la adolescencia. Debemos estar  atentos a este nuevo problema en esta etapa tan complicada de la vida como es la edad previa a la adolescencia y la propia adolescencia.                                                                     https://www.redaccionmedica.com/secciones/dermatologia/la-explosion-del-skincare-en-menores-llegan-a-consulta-con-bolsas-llenas–9060                         .