Contrariamente a la narrativa tradicional, que presenta la menopausia como un problema médico a resolver mediante terapias hormonales, un grupo de autores  han publicado en Lancet que se debe abogar por un cambio en la comprensión de este proceso biológico, como parte del envejecimiento saludable de las mujeres. Hay que cambiar la idea de que la menopausia conlleva siempre un deterioro de la salud física y mental. Una revisión sobre los síntomas de la menopausia destacó que los sofocos y/o sudores nocturnos afectan al 80% de las mujeres y el 38% los describe como moderados a graves. Hay que hacer un enfoque individualizado y deben recibir una información precisa para tomar sus propios decisiones. También se señala la falta de atención para grupos particulares, como la menopausia precoz o la inducida por el tratamiento del cáncer. Otro aspecto que se desmonta es la idea de que provoca problemas de salud mental, la revisión de 12 estudios publicados no lo confirma. Hay que hacer un cambio de narrativa, reducir el estigma, la sobremedicalización y empoderar a las mujeres, para que aborden esta etapa con confianza y apoyo integral, junto con una información precisa y basada en la evidencia y libre de influencia comercial.                                                                                                               https://www.abc.es/salud/enfermedades/menopausia-enfermedad-debe-sobremedicalizarse-20240305200000-nt.html