El empaste dental practicado con amalgama de plata es una práctica desde hace más de 150 años. Esta amalgama es una mezcla de zinc, estaño, cobre y mercurio. Su factor contaminante para el medio ambiente está más que demostrado, pero el riesgo para la salud al exponernos a tan pequeñas cantidades ha sido más controvertido. En 2018 tras diversas investigaciones se prohibió su uso en menores de 15 años y embarazadas. Ahora la UE ha dado un ultimátum y a partir del 1 enero de 2025, no se podrá utilizar en ningún paciente empastes que lleven mercurio. El argumento principal es que con el paso del tiempo, bebidas calientes o bruxismo se pueden liberar pequeñas cantidades de mercurio que penetren en el cuerpo al tragar saliva o inhalar. Actualmente en nuestro país está en desuso, los empastes son de composite, un material sintético hecho de resinas. Sobre si tenemos que retirar los empastes realizados, no lo aconsejan, pues la exposición al mercurio al retirarlos puede ser peor, ya que la liberación de mercurio es mínima. En ciertos países más desfavorecidos económicamente se retrasará su prohibición hasta 30/6/2026.                                                                                                                   https://www.abc.es/salud/adios-empastes-mercurio-ue-fija-prohibicion-2025-20240301133830-nt.html