Musk ha anunciado a través de la red social X  que su compañía Neuralink ha insertado el primer chip cerebral a una persona. La falta de información de cómo se está desarrollando este ensayo no ha pasado desapercibido a la SEN (Sociedad Española de Neurología). Su secretario informa que es un neurocomputador orientado a recoger señales cerebrales, procesarlas y después realizar una acción. Se supone que si un paciente tiene un ictus y se le implanta esta tecnología, cuando la persona quiera mover su extremidad paralizada  a través de un exoesqueleto, se efectuará alguna acción. Se critica que este avance se comunique a través de las redes sociales y también el no encontrar información sobre los ensayos realizados en monos previamente, sobre todo sobre la seguridad del dispositivo (tolerancia, posibles desplazamientos, infecciones etc.). Además señala que existe un ¨coqueteo peligroso ¨con los neuroderechos de identidad personal y privacidad mental.                                                                 https://www.redaccionmedica.com/secciones/neurologia/el-chip-cerebral-de-musk-coquetea-peligrosamente-con-los-neuroderechos–2080