Los médicos confirman que su consumo abusivo provoca insomnio, taquicardia, ansiedad, fatiga, diabetes hipertensión arterial, obesidad y falta de rendimiento cognitivo. Tienen una elevada presencia de cafeína, taurina azúcares. Se estima que el 45% de los jóvenes entre 14 y 18 años las toman con frecuencia y estamos ante un problema que va a más.                                                                                                                                                 https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/salud/2023/10/28/653bede421efa028248b4595.html