Estos virus no se contagian en contacto con el semen o la saliva. La clave está en una molécula situada en la superficie de las vesículas extracelulares presentes en fluidos como la saliva o el semen. Esta molécula es la  fosfatidilserina y comparte los mismos receptores celulares que el patógeno. Los científicos han comprobado que sin embargo no es útil en otros viru,s como el SARS-CoV2 o diferentes Herpes virus. Este hallazgo puede abrir una puerta para el desarrollo de un nuevo tipo de fármaco antiviral.                                                                             https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/salud/2024/03/25/660175ee21efa0a8498b4584.html