La reconstrucción de la pared torácica tras resecciones amplias por tumores o hernias de la pared sigue siendo un reto para los cirujanos. La extirpación de 2 o más costillas y/o esternón con prótesis posterior,   es una técnica complicada que utiliza elementos  protésicos de distintos tipos, rígidos o mallas y  de diversos materiales,  desde el metilmetacrilato o elementos de acero. Además de la complejidad su resultado en muchas ocasiones no es óptimo. El Hospital Ramón y Cajal aprovechando la tecnología 3D ofrece prótesis e implantes customizados siendo uno de los pioneros  en esta técnica siguiendo al Hospital Insular de Gran Canaria que es el que tiene la mayor experiencia en este campo. Se realiza una reconstrucción tridimensional de la pared torácica mediante un TAC torácico y se diseña a medida la prótesis según la zona a resecar. La nueva prótesis se fabrica con una impresora 3D con polvo de aleación de titanio (Ti6AL4V-ELI) que son rígidas pero suficientemente elásticas para moverse. El titanio es un material que tanto en TAC como en RNM produce imágenes más nítidas y menos artefactos que el acero lo cual es importante para el seguimiento de los pacientes oncológicos.                                                     https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/salud/2024/03/14/65f1da88fdddffa6708b4591.html