Los TFD (trastornos funcionales digestivos) tienen una prevalencia estimada del 32.4% entre los menores de 16 años y el ¨dolor abdominal¨  supone hasta el 24% de las consultas de gastroenterología pediátrica. El síndrome del intestino irritable afecta cada vez más a jóvenes incluso a niños. Es fundamental evitar pruebas, sobre todo las endoscopias y dietas restrictivas innecesarias  (sin gluten, sin lactosa, baja en Fodmap etc). Está comprobado científicamente que en estos trastornos hay una alteración de la microbiota intestinal, que se puede regularizar con una dieta equilibrada y el empeo de probióticos y prebióticos. Existen metaanálisis  que han demostrado que ciertos preparados con probióticos pueden mejorar los síntomas y signos que padecen los niños con s. intestino irritable y dolor abdominal. A veces también es necesario un apoyo psicológico. El abordaje debe ser multidisciplinar. Un estudio observacional sobre 60 niños con trastornos funcionales, ha podido comprobar que el uso de la cepa Bifidobacterium longum 35624 ha disminuido los síntomas digestivos. En España se está haciendo un estudio multicéntrico en 4 hospitales en la Comunidad de Madrid.                                                                             https://isanidad.com/275012/los-trastornos-funcionales-digestivos-son-cada-vez-mas-frecuentes-entre-los-menores/